Ciudadanía Española

Desde el 2015 y hasta finales del 2019, el Reino de España habilitó una nueva ley que posibilita la adquisición de la ciudadanía española a los descendientes de judíos sefarditas que fueron expulsados de España en el siglo XV, sin renunciar a su ciudadanía actual y sin exigirles que residan en España.

En general, la concesión de la ciudadanía, requiere el cumplimiento de dos requisitos principales: la prueba del origen sefardí y la prueba de una conexión especial con España.

Las formas de cumplir con estos dos primordiales requisitos son muy diversas. A continuación, definiremos las formas más usuales (pero no únicas) de abarcar los requisitos definidos por la ley española:

Formas de demostrar el origen sefardí:

El origen sefardí se puede reconocer mediante los siguientes medios probatorios posibles, siendo estos evaluados como un todo (lo que indica que no es necesario cumplir con todos los supuestos):

a)  Certificado de la Federación de Comunidades Judías de España.

b)  Certificado del presidente de la comunidad judía de la zona de  residencia o nacimiento.

c)  Certificado de una autoridad rabínica, reconocida legalmente en el país de residencia.

d)  Prueba del uso de ladino o “haketia”, certificada por una entidad competente israelí.

e) Acta de nacimiento o certificado de matrimonio “ketubah” que demuestre que la boda fue llevada a cabo siguiendo las antiguas tradiciones de Castilla, incluyendo un certificado de validez de un líder comunitario o rabino.

f)  Un estudio genealógico desarrollado por una institución o investigador reconocido que demuestre el ligamen de los apellidos de la familia con las comunidades o poblaciones judías de origen sefardita.

g)  Cualquier otra circunstancia que demuestre claramente el vínculo o condición de judío sefardita.

Formas de demostrar la conexión especial con España:

Dicha conexión se puede demostrar mediante los siguientes medios probatorios posibles, siendo estos evaluados como un todo (lo que nuevamente indica que no es necesario cumplir con todos los supuestos):

•  Certificados del estudio de historia y cultura española emitidos por una institución pública o privada acreditada.

•  Prueba de conocimiento del lenguaje ladino o “haketía”.

•  Inclusiones del solicitante o su ascendencia directa en la lista de familias sefardíes protegidas por España, que, en lo que respecta a Egipto y Grecia, se remiten al Decreto del 29 de diciembre de 1948, o de las personas naturalizados por vía especial del Real Decreto del 20 de diciembre de 1924.

•  Relación de sanguínea por parte del solicitante con una persona de nacionalidad española.

•  Cualquier otro tipo de documentos que puedan demostrar su relación con España.

Debido a las diferentes formas en que es posible demostrar el derecho de reclamar la ciudadanía, se recomienda solicitar la asistencia de expertos para hacer uso de esta oportunidad de forma exitosa, ya que como explicamos anteriormente, este indulto tiene muy poco tiempo de viabilidad.

Nuestro equipo tiene la capacidad de proporcionar los mejores asesores posibles, y de aplicar con las mayores posibilidades de éxito además de desarrollar las investigaciones necesarias para demostrar su origen sefardí.

Después de cumplir estos dos previos requisitos, también deberá presentar la siguiente documentación:

•  Certificado de nacimiento.

•  Certificado de antecedentes penales expedido en los últimos 6 meses, emitido por las autoridades de su país de residencia.

Atención: Todos los documentos requeridos deben ser traducidos y, cuando corresponda, legalizados (apostillados).

Además, la legislación española, requiere realizar en algunos casos dos pruebas que serán necesarias aprobar antes de presentar su solicitud, las pruebas son:

1) Conocimiento básico del idioma español (nivel DELE A2, o superior)

2) Conocimiento de la Constitución española y de la realidad social y cultural de España.

Excepciones:

Tenga en cuenta que la ley habilita excepciones de presentar alguno o ambos exámenes en los siguientes casos:

Ciudadanos de ciertos países donde el español es el idioma oficial (quedando así exento del examen N ° 1).

Menores de 18 años y mayores de 70 años, al igual que las personas que sufran de algún tipo de discapacidad que les impida realizar los exámenes (válido para las pruebas N ° 1 y N ° 2).

Si desea saber si tiene derecho a solicitar la ciudadanía y la mejor manera de hacerlo, comuníquese con nosotros y le ayudaremos a responder esta importante pregunta.